Actos primitivos

Según el perito que levanta el software de mi cámara fotográfica, el pasado primero de agosto a las cuatro con treinta y ocho de la tarde en una hacienda de abuelos camino a La Providencia, en la provincia de Chimborazo, a la altura del kilómetro 16 entre la ciudad de Riobamba y Penipe, se ha cometido un acto fotográfico que hasta ahora permanece anónimo.

Con diafragma 5,6, distancia focal 18 mm, ISO automático y tiempo de 1/125 segundos el sospechoso ha fotografiado un cuadro en el que dos personas como cavernícolas intentan sacar un clavo de un madero, uno de ellos lo intenta pero necesita más fuerza entonces el otro cavernícola jala al primero para poder conseguir más impulso, en la esquina inferior izquierda del cuadro aparece la figura de un perro que observa el comportamiento de estas dos personas primitivas.

El sospechoso principal responde al nombre de Ruiz Matías. Contextura delgada, estatura menor a un metro, edad 4 años, actividad ir a la escuelita, color de piel claro, ojos inquietos y extrema obsesión por jugar a las carreras y dar patadas, señas particulares ninguna.

Según el interrogatorio el sospechoso dice no tener ni idea de lo que es una fotografía sin embargo se muestra sumamente curioso frente a una caja negra con una prolongación en forma de telescopio, no recuerda nada mas de esa tarde.

La segunda interrogada fue la cavernícola de la izquierda de la fotografía:

Responde como la madre del sospechoso, Villafuerte Amadita, según su versión esta no es la primera vez que Ruiz Matías comete el acto de fotografiar pero si es la primera vez que alguien le da importancia, luego me pidió que no le molestara con preguntas pendejas y se marchó.

El tercer y último interrogado fue el cavernícola de la derecha de la fotografía:

Respondo como tío del menor, hermano de su madre y cronista de esta historia:

Recuerdo que esa tarde estaba en el patio de la casa de los abuelos clavando unos maderos que había recolectando, según yo planeaba hacer mis primeras máscaras de madera. Mientras clavaba Matte (como le digo al sospechoso) y sus cómplices salían al patio a jugar a las carreras, por su deseo loco de que todos participemos se me asigno el rol de mecánico de los autos y cada tantas vueltas a la mini glorieta del patio Matte venía hacia mi y me ponía sus pies (llantas) para que los arregle, yo simulaba golpes con el martillo como todo un ingeniero de la F1 para que el sospechoso se comiera el cuento, recargado de poder Matte continuaba su carrera.

Mientras ellos corrían, yo clavaba los maderos con la inexperiencia del caso pero no como un cavernícola, pienso que ellos tenían alguna noción sobre el golpe de piedra contra piedra, lo hacía más bien como un completo sorete y ocurrió lo que tenía que ocurrir, el clavo se atrapó en la mitad del tronco, después de varios intentos graciosamente fallidos y poseído por el espíritu impulsivo y primitivo pensé que sería buena idea pedir ayuda a la madre del sospechoso (mi hermana)

De pronto nos reconozco a los dos como una pareja de primates investigando como funcionan las fuerzas de la naturaleza. Éramos un trencito de virtuosismo primero el tronco, el clavo, el martillo y yo intentando sacar ese clavo de donde no debió haber entrado, la otra mitad la ocupaba mi hermana jalándome a mi para que según ella yo pudiera sacar el dichoso clavo. Inmersos en lo que ya se había convertido en un acto salvaje pero conciente y divertido dejamos al sospechoso de un lado y Matte, desconcertado por haberse quedado solo en el juego corrió a nuestro lado.

Quédate atrás cuchi, le decía mi hermana,

te podemos golpear.

Matte, obediente retrocedió y vio el arma, la herramienta, estaba a mi izquierda pues estaba registrando el proceso de la máscara de madera y tomando los respectivos apuntes del caso. Matte, el sospechoso tomó la cámara y me regaló una mirada pidiendo una explicación sobre esa cosa que estaba en sus manos. Le dije por donde tenía que ver y con que botón sacar la foto, brevemente le explique el sonido que debe esperar para confirmar que la foto ha sido registrada, entendió al toque y el resto fue cuestión de tiempo.

En modo automático hasta esperar resultados del laboratorio, el sospechoso Ruiz Matías Francisco ha hecho su primera fotografía y todas las complicaciones e implicaciones filosóficas que tal acto merece. Por primera vez en su corta trayectoria criminal Matías nos deja revelado que es lo que observa, puedo haber fotografiado su zapato, la pared, cualquier cosa ¿por qué a nosotros? Envuelto en la curiosidad que supongo debe tener alguien de cuatro años me emocioné por su proeza fotográfica, habrá padres que se enorgullezcan porque sus hijos bailan y cantan con los Beatles, o porque los visten con camisetas de AC/DC sin embargo yo me siento tremendamente atraído hacia la curiosidad de mi sobrino y la forma en la que esta opera en él antes de hacer cualquier cosa.

Muchas noches sin conciliar el sueño me he llegado a preguntar sobre los cambios que he tenido desde mis cuatro años y varias veces e concluido que lo único que ha cambiado ha sido el cuerpo físico, me sigo acercando a las cosas sin saber que son, ni porque lo hago, mi inmadurez para afrontar un agente externo me hace quedar en ridículo conmigo mismo.

Que interesante es verse a lado de un niño para saber lo idiota que es uno. Quizás esta forma que les contaba antes sobre acercarme a agentes externos sea una patología (no hereditaria) o idiotez. Sin embargo he descubierto que provocando la situación correcta es posible acercarse a las cosas con una curiosidad intencional sin parecer un niño, un cavernícola o un imbécil, el método tiene los siguientes pasos. Primero: plantearse una hipótesis o mejor dicho un punto final por ejemplo:

Esta máscara de madera estará terminada cuando tenga formas humanamente reconocibles. Fin

Una vez planteado el punto máximo al que se aspira llegar con lo mínimo el segundo paso es conquistar más del 50% del camino. Es clave que sea mayor o igual a la mitad del camino porque de esta forma uno se asegura que no exista posibilidad de una vuelta atrás.

La curiosidad se activa al pasar la mitad del camino, por el 60% el veneno del gusano de la curiosidad ya esta en tu sangre y es demasiado tarde porque ya empiezas a necesitar ver el resultado.

Esto fue lo que le sucedió al sospechoso después de disparar la primera vez, ansioso por descubrir lo que había hecho me pidió ver lo que había capturado, le dije que botón debe tocar para ver la fotografía que hizo y Bang! Entendió que todo lo que ve por ese rectángulo se congela y empezó a disparar como loco y a quema ropa contra todo lo que estaba a su alrededor, en Estados Unidos seguramente esto hubiera dejado una cafetería llena de muertos.

Su primer cartucho se acabó y mientras la cargaba de nuevo, mi hermana y yo nos sentábamos frente a él posando, viéndolo. Tuvo que alzar el arma para poder apuntarnos, dio uno ó dos pasos para atrás y transformó la intuición básica para usar una Nikon en un retrato doble, triple si contamos al retratante.

Es probable que el sospechoso no recuerde esta parte de su historia, ni de cómo el gusano de la curiosidad se apoderó de su cuerpo y no lo dejó en paz hasta ver terminado su camino o hasta haber convertido a su antojo cualquier hipótesis planteada. Si puede convertirse en una patología la forma de aproximarse a los agentes externos, gracias a los actos cavernícolas de clavar y fotografiar he comprendido que hasta no haber caminado más del 50% de lo que sea, no sabré (racionalmente) que estoy haciendo y mucho menos hacia donde estoy yendo.

Matte, si algún día lees esto, recuerda y ríete de la forma en la que a hoy a tus cuatro años usas tu curiosidad, nos enseñas a utilizar la nuestra y me evitas un par de papelones conmigo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s